Buscar este blog

Cargando...

EN TORNO DEL SIGNIFICADO DE LA PALABRA TOLERANCIA

I
Para hablar de la tolerancia comenzaremos indicando su significado y, para ello, lo buscaremos en el Diccionario de la Real Academia Española. Así, encontramos:

Tolerancia ( del latin tolerantia):
1. Acción y efecto de tolerar. // 
2. Respeto y consideración hacia las opiniones o prácticas de los demás, aunque repugnen a las nuestras.// 
3. Reconocimiento de inmunidad política para los que profesan religiones distintas de la admitida oficialmente. 4. Diferencia consentida entre la ley o peso efectivo y el que tienen las monedas. // 
5. Margen o diferencia que se consiente en la calidad o cantidad de las cosas o de las obras contratadas. // 
6. Máxima diferencia que se tolera o admite entre el valor nominal y el valor real o efectivo en las características físicas y químicas de un material, pieza o producto. // 
7. de cultos. Derecho reconocido por la ley para celebrar privadamente actos de culto que no son los de la religión del Estado.

II
Leamos a continuación una ligera objeción emanada de una carta del Mahatma Gandhi dirigida a sus discípulos en 1930, durante su encarcelamiento en la prisión de Yerauda:
“No me gusta la palabra tolerancia, pero no encuentro otra mejor. La tolerancia puede llevar implícita la suposición, injustificada por otra parte, de que la fe de los demás es inferior a la nuestra, mientras que la ahimsa (la no violencia) nos enseña a respetar la fe religiosa del prójimo al igual que la nuestra, cuya imperfección reconocemos. Admitirlo será fácil para el que busca la verdad, para el que obedece a la ley del amor.”
“Si hubiésemos logrado una visión cabal de la verdad, ya no necesitaríamos buscarla, habríamos llegado a ser uno con Dios, pues la verdad es Dios. Pero puesto que aún tenemos que buscarla, continuamos haciéndolo, conscientes de nuestra imperfección.”

III
El investigador Pablo Latapí, de la Universidad Nacional Autónoma de México, publicó en el Boletín del Proyecto Principal de Educación en América latina y el Caribe un artículo titulado “¿Educación para la tolerancia? Equívocos, requisitos y posibilidades”. En él critica la definición de “tolerancia” dada por el diccionario de la Real Academia Española, con estas palabras:
“No quiero imaginarme una sociedad democrática -definida por este concepto- como un conjunto de personas que se aguantan unas a otras, que se soportan porque no les queda otro remedio y que están reprimiendo sus antipatías y animosidades recíprocamente.”
Latapí aporta algunos conocimientos de Historia que es importante reproducir:
“Suele decirse que el concepto de tolerancia brota en Europa con la ruptura del universo religioso cristiano y el problema práctico de la convivencia entre las diversas creencias.”
El mismo autor encuentra una equivalencia entre la tolerancia y la libertad de conciencia, lo que afirma de esta forma:
“Su naturaleza es inicialmente ética como expresión, todavía tímida, de la libertad de conciencia.”

IV
Juan María Bandrés Molet, presidente de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, expresa en el prólogo del libro “La Tolerancia – Antología de Textos”, conceptos que también objetan la definición de la Real Academia. Leamos:
“La Real Academia de la Lengua debiera ampliar las acepciones del término ´tolerancia´. Tolerar puede ser, en algunas ocasiones, sufrir, aguantar, soportar, y hasta, incluso, como dicen los académicos, permitir lo que no se tiene por lícito.
Pero tolerar es mucho más. Tolerar es una actitud del espíritu que tiene mucho que ver con la benevolencia, la comprensión, la condescendencia, la admisión del ´otro´ y la comprensión de la diferencia. La tolerancia es disculpar, consentir, dispensar, explicar y justificar.
“La intolerancia ha estado históricamente en las raíces de toda injusticia. La tolerancia cuando se instala entre los humanos, es el fundamento de la auténtica convivencia.”

V
La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) instituyó el año 1995 como Año de la Tolerancia y aprobó el 16 de noviembre de cada año (aniversario de la firma de la Constitución de la UNESCO), como Día Internacional para la Tolerancia. Además, ha aprobado la siguiente

Definición de la tolerancia

1.La tolerancia es el respeto, la aceptación y el aprecio de la riqueza infinita de las culturas de nuestro mundo, de nuestras formas de expresión y medios de ser humanos. La fomentan el conocimiento, la apertura de ideas, la comunicación y la libertad de conciencia. La tolerancia es la armonía en la diferencia. No sólo es un deber moral, sino una obligación política. La tolerancia es la virtud que hace posible la paz y que contribuye a la sustitución de la cultura de guerra por la cultura de paz.

2.La tolerancia no es concesión, condescendencia ni indulgencia. Ante todo, la tolerancia es el reconocimiento de los derechos humanos universales y de las libertades fundamentales de los demás. En ningún caso puede utilizarse para justificar el quebrantamiento de estos valores fundamentales. La tolerancia han de practicarla los individuos, los grupos y los Estados.

3.La tolerancia es la responsabilidad que sustenta los derechos humanos, el pluralismo, la democracia y el estado de derecho. En torno a ella se articulan las normas afirmadas por el conjunto de los instrumentos internacionales relativos a los derechos humanos.

4.Practicar la tolerancia no significa renunciar a las convicciones personales ni atemperarlas. Significa que toda persona es libre de adherir a sus convicciones individuales y aceptar que los demás adhieran a las suyas propias. Significa aceptar el hecho de que los seres humanos, naturalmente caracterizados por la diversidad de su aspecto, su situación, su forma de expresarse, su comportamiento y sus valores, tienen derecho a vivir en paz y a ser como son.

Por Cristóbal Garro *

* El autor es ex profesor del Colegio Mariano Acosta de Buenos Aires.
Socio de Honor de la Asociación Argentina para la Infancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada